Prensa

Nueva viña de calidad en Ribadavia

Nueva viña de calidad en RibadaviaBodegas El Paraguas acaba de incorporar a sus quehaceres una nueva parcela de 6.000 metros cuadrados en el municipio de Ribadavia, capital del Ribeiro. Dicho pago cuenta con cerca de 4.000 metros cuadrados de viñedo plantado relativamente cerca de la Viña La Cabrita que la firma gallega laborea desde su constitución en 2011, pero que los ancestros de Felicísimo Pereira ya vienen cultivando desde 1892.

Dicha viña se encuentra a una de las altitudes más bajas del Valle del Avia, en el entorno de los 100 metros sobre el nivel del mar, estando dominada por su suelo de carácter granito con superficie de sábrego, habitual en esta área donde desemboca el río Avia en el caudal del Miño.

La incorporación de dicho viñedo requiere de unas tareas básicas antes de empezar su familiarización por parte de Bodegas El Paraguas. La primera de todas ya se puso en marcha este invierno, con el injerto de clones seleccionados de los viñedos de treixadura y albariño que domina la casa elaboradora en algunas cepas de la foránea palomino que se hallaban en dicho pago.

El viñedo en sí cuenta con cepas de diferentes edades, pero el director técnico de Bodegas El Paraguas, Felicísimo Pereira, asegura que entre ellas se encuentra «la madre de todas las cepas», un ejemplar de treixadura que acaba de cumplir 102 años desde su plantación. Ahora empieza el diálogo de la bodega gallega con el viñedo.

Julia Konstanzer pone el acento austríaco en Bodegas El Paraguas

Julia Konstanzer, enóloga licenciada por la Universidad de Viena, se ha unido a Bodegas El Paraguas para la elaboración, codo con codo, con la dirección técnica que asume Felicísimo Pereira del blanco que la firma gallega vinifica en Ferrol, en la provincia de A Coruña. El vino elaborado con los racimos de la variedad blanco legítimo procedente del viñedo que Bodegas El Paraguas laborea en la parroquia de Esmelle – el más septentrional de España- es la primera vez que se vinifica en las instalaciones que la firma gallega dispone en la cercana parroquia de Cobas, también el área de Ferrol.

Esta es la quinta añada que elabora a nivel experimental Bodegas El Paraguas, tras los exitosos pasos dados previamente en colaboración con la Xunta de Galicia, gracias al apoyo inconmensurable del CFEA de Guísamo durante cuatro vendimias consecutivas, que cedieron sus instalaciones para las primeras vinificaciones de Bodegas El Paraguas en el viñedo de Esmelle.

En esta cosecha 2019, bajo la batuta de Konstanzer, Bodegas El Paraguas ha apostado por una selección de uvas grano a grano, despalillando durante ocho horas en turnos de cuatro personas cada racimo recolectado en la parroquia ferrolana. Previamente, los frutos de blanco legítimo pasaron por cámara de frío durante 40 horas antes de iniciar el meticuloso proceso de selección de un vino que está fermentando con sus pieles.

Marcial Pita, copropietario de Bodegas El Paraguas junto a Felicísimo Pereira, ha reconocido sentirse muy afortunado por la dupla de enólogos que materializan el primer vino de calidad de Ferrol. “El martes, Julia estaba rematando la vendimia y la elaboración de los viñedos familiares en su tierra, Burgenland, el área vitícola más reconocida de Austria. El miércoles voló por la tarde hasta Galicia y el jueves, a primera hora, ya estaba supervisando la fruta en el viñedo de Esmelle. Es un punto de vista diferente al de Felicísimo y creo que ambos enólogos sacaron algo en claro después de este pequeño proyecto”.